Sobre cómo nos conocimos, por Diane

Para ver la historia de Hugh haz click aquí

Diane

Era Marzo de 2007 y yo había vivido en el área de Dows Lake desde mediados de Febrero, con una bella señora llamada Pam Howe que estaba en la Renovación Carismática Católica. (Para saber cómo llegué allí, lee aquí).

Aquél 11 de Marzo, Pam me insistió que vaya con ella a su iglesia para el primer servicio religioso... Ella estaba pensando en presentarme un amigo suyo, músico profesional. Yo tenía una idea estereotipada de los músicos profesionales de modo que no había ningún interés de mi parte. Sin embargo, la razón por la que Pam quería que nos conociéramos, era que ella sabía que Hugh tenía un sitio web en el que respondía a muchas preguntas sobre la Iglesia Católica.

Nos encontramos al final del servicio... Le expliqué un poco sobre el proceso en el que estaba y él me contó un poquito de su historia. La conversación siguió hasta que él dijo que debíamos irnos porque estaba llegando la gente para el próximo servicio; seguimos hablando en las escaleras. Pam ya salió para su casa.

Otros llegaron y se unieron a nuestra conversación… y continuamos…hasta que estabamos los dos solos de nuevo…

…y la conversación siguió conmigo parada en la vereda y Hugh hablando mientras sostenía la puerta abierta…

“…no te olvides de mi sitio web…no tengo tarjetas conmigo…porqué no lo escribes…asegúrate de enviarme una nota…” mientras revolvía en su bolsillo buscando un pedacito de papel…

“Está bien, lo recordaré”….le dije mientras intentaba irme, al mismo tiempo que sentía que de algún modo quería seguir estando allí.

A todo esto, realmente no sabía lo que quería de él… no era el estereotipo de músico profesional que tenía en mi mente, y estaba muy curiosa sobre cómo sería su sitio web…

Poco tiempo después, Pam me dio una copia de uno de sus CDs…wow… me impresionó… tenía creatividad musical.

En aquél tiempo tenía que ir a la biblioteca para chequear mi email, no tenía una computadora. De modo que en el tiempo disponible que era limitado, pude darle un vistazo al website de Hugh. Y fue otro “wow”… ¡este tipo sí que tomaba en serio su fe! Definitivamente había más en él que ese perfil de “músico profesional”.

Me impresionó. Y también me dejó un poco intrigada.

De modo que le puse un email como se lo había dicho. De hecho, fue un largo email sobre apologética (acerca de la Teología del Remplazo, que tenía en mi cabeza entonces) y su respuesta fue igualmente larga…

Mi camino personal hacia la fe católica me llevaba a consultar más gente y a hacer más preguntas, de modo que conocí a unas cuantas personas más, junto con Hugh. (Para ser totalmente honesta, admito que tenía motivos entremezclados para pedirle a Hugh que nos encontráramos… las preguntas eran importantes para mi, pero de alguna manera realmente quería conectarme con él. Para alguien como yo, que casi nunca iniciaba relaciones con nadie, eso, de mi parte, fue un movimiento muy atrevido)

Nos encontramos en Dows Lake, el domingo 22 de abril. El viernes anterior había escrito en mi diario: “Padre, me encontraré con DM el domingo, por favor indícame lo que piensas acerca de esto y lo que quieres de esta amistad sea por largo término o no”.

Él llegó en su bicicleta, armado con una laptop y unos libros grandes. Recuerdo haber pensado que él debía llevar una vida simple…como la mía…

Caminamos por el parque, hasta que encontramos dos bancas enfrentadas…él se sentó en una y yo en la otra… él se sintió como un poco lejos, yo me dí cuenta y tampoco me gusto…

Sin embargo, realmente yo estaba buscando algunas respuestas a cuestiones profundas relacionadas al proceso por el que estaba atravesando. No pude menos que sentirme impresionada por el conocimiento y la pasión que sentía Hugh por estos temas…

…sus ojos eran profundos… y además tenía muy buen sentido del humor…

También pensé que fue interesante que cuando volvíamos me preguntó abiertamente: “Te acerco…tienes hijos?”

La pregunta me tomó por sorpresa, pero me gustó que él apuntara en esa dirección…

Le contesté algo así como que había circunstancias en mi vida que no me lo permitían.

Después continuamos un intercambio vía email.

Unas pocas semanas después conocí a una hermosa pareja, Dennis y Angelina. Y me entrevisté con ellos también acerca de la fe Católica. Fue un diálogo muy fortalecedor. En un determinado momento el tema “Hugh” surgió y Dennis hizo un comentario: “Hugh es soltero”.

De regreso en casa pensaba acerca de ese pequeño comentario. Yo sabía que el lenguaje dentro de los círculos cristianos puede significar diferentes cosas depende del contexto. De modo que le pregunté a Pam si ser “soltero” en el catolicismo significaba no posibilidad de matrimonio. Ella me respondió que no,

Me sentí como liberada pero todavía no sabía a ciencia cierta si él estaba abierto al matrimonio…

El 13 de Mayo era mi cumpleaños… no cualquier cumpleaños…era uno grande: los 40.

Un par de semanas antes una amiga muy confiable me había dado una palabra: que el Señor tenía un presente especial preparado para el día de mi cumpleaños.

Ocurrió que llegó un conferencista de la India, y dio un servicio de sanación. El último día era el 13 de mayo. Hugh me había sugerido que fuera y viviera esa experiencia (ademá él era parte del equipo de adoración)

Wow..que bello y ungido lugar. Y ciertamente era bueno ver de nuevo a Hugh (no nos habíamos vuelto a hablar hacía tiempo)

Se acercaba el verano…para este tiempo ya estaba segura de la dirección que tomaría mi camino [hacia el catolicismo]. Pero había todavía otra gran pregunta: “¿Cómo encaja Hugh en todo esto?

Le dije al Padre que amaba el corazón que tenía Hugh, su pasión, sus objetivos…él estaba tan vívido…

….pero, ¿qué pensaba Hugh? Tal vez una relación [conmigo] no era una opción viable y yo estaba totalmente errada encaminada a un callejón sin salida.

Él entonces viajaba mucho con sus conciertos de modo que teníamos un contacto limitado vía email.

Entonces mi oración al Señor fue, que le muestre a él lo que Él quería de esta relación… ¿habría alguna razón? ¿Sería por un tiempo o por toda la vida?

“Padre te ruego que yo lo sepa pronto, que Hugh lo sepa pronto. Te ruego que él me diga lo que piensa. Te ruego que todo esto salga pronto a la luz”.

Ese otoño fue de unos pocos emails, dos llamados telefónicos y nada de encuentros en persona…

Hasta el 4 de noviembre.

Dennis y Angelina me invitaron a un evento de las Estaciones de la Cruz. El plan era que me llevarían en su auto, me avisaron que Hugh iría también.

Estaba yo sentada pacientemente esperando que llegaran afuera de la iglesia, esperé…esperé…

… ¡y de pronto aparece Hugh manejando un auto! ¡Qué?! ¡¿Y dónde están Dennis y Angelina?! De modo que tuve que subir en el auto de Hugh… me gustó ir con él.

Él manejó hacia el estacionamiento de atrás de la iglesia… y allí estaban ellos. [yo los esperaba en el frente, ellos me esperaban en el fondo] De modo que Hugh paró su auto y yo iba a abrir la puerta para pasarme al auto de Dennis y Angelina…

De pronto Hugh me dijo: “¡Espera! Y sentí que con su brazo me trató de acercar para que me quedara con él. Solté entonces el picaporte de la puerta.

mmm….interesante… tal vez esas oraciones estaban dando resultado!

De modo que fui con él a aquel lugar que estaba a unos 45 minutos de la ciudad. Hugh estaba escribiendo una nueva canción (llamada Across, una de mis favoritas, que luego cantaríamos en nuestra boda) y me pidió sugerencias para mejorarla.

Después del evento, Hugh dijo que tenía que irse temprano para llevar su sobrino a cenar y me preguntó si quería ir con él en ese momento o con los demás más tarde.

Le dije que quería ir con él… (justificándome con que no conocía mucha gente allí)

Cuando llegamos a la ciudad me preguntó si quería ir con ellos a cenar y le contesté que sí.

Ciertamente, Hugh sabe como entretener a sus sobrinos… o tal vez me estaba probando, para ver cuánto podía tolerar de sus locuras…sí, él era único.

En ese tiempo tuve un sueño: Estaba escalando una montaña empinada y llena de cornisas. En un momento perdí pie y empecé a caer hacia atrás perdiendo el control. En ese sueño, de alguna manera Hugh estaba detrás de mío como un pilar fuerte y me ayudó a continuar el ascenso. En el sueño llegué a la cima.

En noviembre de ese año entré en la Iglesia Católica, un proceso que había comenzado con un sueño sobre la Eucaristía, un año antes.

Pam organizó una fiesta a la canasta para mi. Y fue aún mejor cuando vi a Hugh llegar. Mis amigas se dieron cuenta de que “algo” estaba pasando entre nosotros. Cuando se fue le di un gran abrazo. De Nuevo, eso era demasiado atrevido para lo que yo estaba acostumbrada a hacer. Nunca lo había hecho antes.

El 2 de diciembre confesé a mis dos mejores amigas en Ottawa –Linda y Margarita- sobre mi interés en Hugh. Ellas me sugirieron que no hiciera nada por mí misma, que dejara al Señor actuar. Eso fue bueno para mi.

Un par de emails. Hugh mencionó que viajaría a Israel en Enero (2008). Le pedí que me trajera un poquito de tierra de Israel.

Después de pronto, un email de Hugh, que llegó el 11 de febrero describiendo su viaje y sus aventuras.

Wow! Algo había cambiado. Algo había pasado. El tono, la extensión del correo… todo era diferente. Yo me puse eufórica.

El siguiente registro en mi diario, 16 de febrero fue: “¡Hugh me llamó desde Detroit a las 6,47pm. Recibí su mensaje a las 11,10PM y le dejé una respuesta en su celular”.

Que sensación aquella. Mi mejor amigo me había dejado un mensaje y no podía esperar a hablar con él. Estaba volviendo a Ottawa.

Me contactó al teléfono el 20 de febrero, quería escuchar mi historia. Yo estaba encantada. De modo que fuimos a un Starbucks y estuvimos casi tres horas… yo hablé casi todo el tiempo. Él es muy bueno para escuchar.

Después me pidió que orara… me dijo que entraba a un retiro de discernimiento de tres días. Yo no tenía idea de qué se trataba su discernimiento pero le dije que oraría.

Antes del retiro dio su testimonio en una conferencia para jóvenes… y lo ventiló todo, sin esconder nada (eso me encanta de él), después me llamó para contármelo.

Lo siguiente fue un día muy triste. Me llamó y me dijo que el retiro era para discernir acerca de un futuro conmigo, y que no encontraba paz acerca de ello…por lo tanto no habría más contacto, no más correos, no más teléfono, nada…

Eso fue doloroso. No entendía por qué… pero confié en el Señor que Él estaba en control y que sabía mejor. De modo que la puerta de Hugh ahora estaba cerrada y yo sabía que la única forma de volverla a abrir era si el Señor la abría.

El 12 de Abril un teólogo prominente estaba en la ciudad y yo quería escucharlo así que me aseguré de ir temprano a la iglesia y sentarme en el frente. Estaba todo lleno.

A los 20 minutos que empezó la charla comencé a llorar sin razón alguna… el Espíritu Santo habla… ¿qué estaba pasando? De pronto, escucho la voz de Hugh, sentado detrás de mí. Mi corazón saltaba. Pero no quería darme vuelta a mirarlo porque habíamos quedado en no contactar. Pero ¿cómo se fue a sentar justo detrás de mí? ¿Cómo supo que estaría yo allí? Sentí que había olas de amor golpeándome durante la charla.

En el intervalo, me tocó el hombro y hablamos cosas superficiales…tenía que irme antes debido a un compromiso, de modo que me despedí y me fui.

Los domingos Hugh iba al primer servicio, yo al segundo. Un par de veces nos cruzamos a la salida de la iglesia. Una vez se me acercó me dio un gran abrazo y me dijo que me extrañaba.

Me sentí tan bien. No quería dejarlo ir. No dije nada, sólo disfruté el momento y seguí para adentro de la iglesia. Ese fue un buen día.

Pasó casi un año y todavía seguíamos en la zona de “no se habla” con Hugh.

En Mayo de 2008, lo vi varias veces en Quebec City durante una gran conferencia Católica. Una de esas veces que estábamos cerca uno del otro, me saludó, abrió sus brazos y me invitó a que nos abrazáramos. Acepté sin chistar.

Alguien nos avisó que había gente esperando comprar uno de sus CDs, pero Hugh no estaba en el stand por la “distracción”, así que nuestro momento se interrumpió.

Durante este tiempo de “no se habla” con frecuencia tenía sueños que me mostraban algo completamente opuesto a lo que estábamos viviendo.

Por ejemplo, en un sueño, un ángel sostenía un cartel que yo debía leer en voz alta, decía: “Hey Dave, es más que un milagro no?”

Me desperté y me dí cuenta de lo que había dicho en sueños, pero ¿cuál era el milagro? Hasta donde sabía la puerta con Hugh estaba perfectamente cerrada. Y en mi mente seguía avanzando en mi vida, sin Hugh.

De modo que alguien de mi pasado reapareció…habíamos sido amigos cuando vivíamos en el oeste. Fue una sorpresa rencontrarlo, pero hubieron eventos que lo trajeron aquí. Fuimos a tomar un café una vez. Después salimos con amigos en común. Así fue por unos meses, pero no salió nada de ahí. Eso me resultó muy extraño. Después que terminó sus cosas, él se volvió al oeste.

Le conté a Pam sobre este nuevo escenario con Hugh, que la puerta se había cerrado a causa de su discernimiento. Ella me respondió con un comentario muy sabio: “el discernimiento del matrimonio se hace de a dos”.

Así pasó hasta el 26 de julio de 2009. Uno de esos raros domingos en que Hugh y yo nos cruzamos. Un intercambio de palabras…después me mencionó que estaba atravesando la peor de sus experiencias sus sufrimientos como cristiano y a continuación me lo empezó a describir

Cuando él dijo sufrimiento, me acordé de ese sueño que había tenido en abril: En aquel sueño vi una cruz de madera e instintivamente sabía que era la cruz de Hugh. Sobre la cruz estaba escrita la palabra: “sufrimiento”. La pregunta que me hacía (tal vez era del Espíritu Santo”) era: ¿Por qué supones que Hugh está pasando por este sufrimiento? Y mi respuesta era: “No sé, tal vez para aprender humildad?”

Inmediatamente después, como respuesta, la perspectiva de la cruz cambió y vi escrita la palabra “obediencia” en el final de uno de los brazos. Ese fue mi sueño.

No tenía idea que Hugh estaba sufriendo, pero le dije que tal vez necesitaba aprender la obediencia en algún area, tal como Jesús aprendió a obedecer a través del sufrimiento. Después continuamos cada uno sus caminos separados.

En la mitad de agosto, tuve otro sueño fuerte. Estaba abrazada a un hombre musculoso, con brazos realmente fuertes. Él me dijo: “Diane, quiero salir contigo intencionalmente” Y otra frase que escuché en el sueño es que ocurriría “en un par de semanas”.

Sabía que este hombre fuerte representaba a alguie fuerte espiritualmente, pero ¿que era esto de “salir contigo intencionalmente”?

Otro sueño raro, a coleccionarlo con todos los demás.

Para fines de agosto de 2009 sentía la necesidad de hablar de estos sueños con mi párroco, de “sacarlos a la luz”, estaba confundida porque continuaban a pesar de las puertas cerradas por más de un año y medio y ¿por qué Señor tú lo permites? Si los sueños son para que rece por él, ¿no tienes a otra persona que pueda rezar por él?

Esa noche quise llamar a una amiga, era tarde, yo estaba cansada pero igual disqué pensando que era su número y…. me encuentro con el contestador de Hugh. ¡Ackk! Casi tiro el teléfono. ¿Qué había pasado?

Miré bien, y resultó que los últimos cuatro dígitos del número de mi amiga eran los primeros cuatro dígitos del número de Hugh. Sólo había llamado a Hugh dos veces desde que nos conocimos y eso fue en los primeros meses de modo que ¿cómo podía confundirme así ahora?

A las 7am del otro día sonó mi teléfono. ¡Era Hugh! Le pedí disculpas por el llamado equivocado de la noche anterior, fue un accidente…él me dijo que no y luego me dijo: “Diane, no es por eso [el llamado de la noche anterior] que te estoy llamando…te amo”.

Y a eso siguió una larga conversación (después de todo había que ponerse al día después de un año y medio). De modo que me preguntó si quería que nos encontráramos. ¡¿Sí quería??!

Pasamos juntos aquella mañana, visitamos a sus padres, almorzamos juntos.

Al siguiente día me fui con unos amigos a un viaje de seis días para practicar kayak.

Fue sopesar todo este asunto de Hugh, continuar orando al Señor pidiéndole que nos hable claro. Siendo tan diferentes ¿Cómo funcionaría esto entre nosotros?

Una mañana sentí pedirle a mis amigas me avisaran si hubieran tenido algún sueño. Cindy me dijo: “esta mañana tuve un sueño muy extraño y no tengo idea de qué se trata”

Captó mi atención y le dije: “cuéntame…”

“Un hombre iba manejando un gran camión de mudanzas hacia una casa en la que se estaba mudando. Se bajó del camión, lo abrió y había toda una pared de cajas allí. Pensé que no había forma en que todas estas cajas del camión se acomoden en la casa. El comenzó a descargar, y al remover la primera línea de cajas, ya no había más. ¡El resto del camión estaba vacío!

Me reí a carcajadas y entendí que el sueño aplicaba directamente a mi situación. “El mensaje está muy claro para mí… no hay tanto equipaje como piensas o esperas”

El siguiente domingo en la noche, nos encontramos en la iglesia, después fuimos al McDonald’s y hablamos hasta la medianoche, compartiendo acerca de lo que vivimos en la semana.

Durante la charla me dijo: “Diane, te estoy persiguiendo”.

Al ratito me di cuenta que ese comentario era muy similar al sueño de tres semanas antes acerca de “salir contigo intencionalmente”.

El lunes también lo pasamos juntos y Hugh me preguntó si quería acompañarlo a Toronto, donde iba a hablar en una conferencia para jóvenes. Le dije que sí.

Durante el viaje, una vez más me contó sobre su historia (si bien ésta esta disponible para que todo el mundo la vea por internet)…. Yo ya la conocía y se me hizo un poco pesado escucharla de nuevo…

…al día siguiente él se dio cuenta de esto y me llamó aparte. Nos sentamos fuera de la iglesia en uma mesa de picnic…

…y mientras la gente estaba ocupada, moviéndose alrededor nuestro preparando la conferencia, nosotros hablamos.

“Diane, no quiero que pierdas tu tiempo… si no soy ese con quien tú quieres estar, entonces le pido a Dios que te lo muestre claramente muy pronto… yo sólo quiero su voluntad para ti… ¿podemos orar acerca de esto?”

Y así lo hicimos, oramos juntos y lo que yo esperaba fuera una oración simple, simpática y fácil, tornó en la oración desordenada de una chica una llorona con los ojos rojos y la nariz chorreando.

El Espíritu Santo estaba con nosotros, y se confirmaba en mi corazón: ¡Sí, yo amo a este hombre! ¡Él es! ¡Quiero estar con él siempre! Mientras mi cabeza decía: “espera, no estuviste mucho tiempo con él, cómo puedes decir que lo conoces, vienen de historias muy diferentes, cómo sabrás si van a compatibilizar”.

Pero elegy seguir a mi corazón…de hecho me sentí tan segura, tan en lo correcto, que quería hacer algún compromiso verbal con él ahí mismo…

…pero eso fue un momento complicado…cómo podría decirle que quería comprometerme con él sin que eso sonara a “compromiso” [matrimonial]?

De modo que prefer callarme, y me limpié la cara e intenté limpiar la mesa. Le dije que sabía la respuesta (sobre si era él o no)…

“¿Lo sabes?” Me preguntó con cierta aprehensión por si la respuesta era no…

Le dije que lo amaba…

… y sin inmutarse con un repentino aire de confianza me preguntó: “¿Diane, te casarás conmigo?”.

“Sí”

Fue así de facil y simple.

Hugh and Diane picnic table

Aqui estamos al día siguiente, en la misma mesa en la que le propuse matrimonio. Diane luce su anillo.
La foto la tomó Pedro Guevara Mann de Salt and Light TV

De pronto, caimos en la cuenta de lo que había pasado…nos había tomado por sorpresa. Nos miramos y Hugh dijo: “Estamos comprometido, necesito darte un anillo”

Acortando la historia, encontramos el anillo perfecto en los siguientes 45 minutos. Y comenzó para nosotros un nuevo tiempo.

Diane y Hugh se casaron el 1 de Enero de 2011, en St Mary’s en Ottawa.

Para ver la historia de Hugh haz click aquí