Confesion

En este artículo

  1. Introducción
  2. ¿Porqué los sacerdotes perdonan si solamente Jesús tiene ese poder?
  3. ¿Porqué los católicos llaman a los sacerdotes "padre" si Jesús nos prohibió hacerlo?

Muchos piensan que el sacerdocio no es parte del plan de Dios y dicen cosas como "Jesús dijo no llamen "Padre" a ningún hombre" ." Otros consideran que la condenación de Jesús a causa de la hipocresía de los sacerdotes de su tiempo justifican la pérdida total de valor del sacerdocio. Otros levantan en alto los fallos de algunos sacerdotes modernoscomo prueba de su teoría y hablan de rituales "vacíos" realizados por "tradición de hombres".

Los católicos no creen que Dios esté en contra del uso del ritual como parte del modo en Él ministra a su pueblo. Él está en contra únicamente del vaciamiento del ritual que se produce cuando se lo practica sin poner el corazón y la mente en él. Es más, creo que dentro del Evangelismo (incluso las denominaciones que no tienen liturgias) también adscriben a rituales como levantar las manos al cantar una canción de alabanza o arrodillarse para adorar. ¡Y eso está muy bien! Eso lo hago también yo, lo hace cualquier otro católico ¡y lo hace mi sacerdote! Me encantan las asambleas evangélicas en que se da vuelta la silla y se cae de rodillas en el suelo con la cabeza o los codos sobre el asiento. Recuerdo que la primera vez que vi esto participando en una asamblea evangélica pensé si no sería más fácil para todos que los pastores hubieran decidido comprar reclinatorios y tenerlos permanentemente. Obviamente que yo también caí sobre mis rodillas y me sentí como en casa adorando en una posición tradicionalmente católica.

Los católicos no creen que Jesús estuviera en contra del sacerdocio. Él estaba en contra de los sacerdotes hipócritas Y como Dios no cambia creo que tampoco haya cambiado sus sentimientos en estos 2000 años.

Evidencias sobre el deseo de Dios para el sacerdocio

Para el Catolicismo existe abundante evidencia en la Escritura de que Dios tiene pensado un rol único y particular para los sacerdotes en la economía de la salvación. El hecho mismo de que Jesús proviniera del pueblo hebreo indica que Dios no quiso tirar por tierra el modo en que los hebreos se relacionaban con Él. Y todavía hay algo más: Jesús nace con sangre de un clan levítico, sacerdotal. José viene del clan de Hugh, pero María no. Prueba de esto es que su prima Isabel estaba casada con un sacerdote; los sacerdotes y levitas no podían tomar por esposas a mujeres que no pertenecieran a un linaje sacerdotal (Lev.21,13-15. Lev. 22,12-13), la Palabra indica expresamente que Isabel es "descendiente de Aarón" (Lc.1,5) y por lo tanto María también lo era y con esto Jesús, aunque legalmente pertenezca al clan de Hugh lleva en sus venas sangre sacerdotal. Bien hubiera podido Dios elegir a los moabitas, a los filisteos o a otro pueblo no judío para que naciera el Salvador sin embargo optó por los judíos y dio a su Hijo sangre de un clan levítico. Jesús se educó y practicó la religión y la tradición judía que está así en la propia raíz de nuestra herencia cristiana. Los rituales hebreos de los que derivan practicamente todos los rituales cristianos vienen de Dios mismo, están testimoniados (y en algunos casos ordenados por Él mismo) en la Sagrada Escritura, en su Santa Palabra. La obediencia a la Ley (y el culto en ella establecido) le agradaban. La "ira" de Dios no va contra los ritos, sino que, al contrario, se genera cuando los israelitas dejan de darle culto a través de los rituales o los vacían de contenido porque no lo hacen poniendo en ellos la mente y el corazón.(Puedes verlo en cualquiera de los libros proféticos del AT).

Jesús fue muy claro. Él dijo que no venía a abolir la Ley sino a llevarla a su perfecto cumplimiento (Mt.5,17) Dios no quiere que arranquemos las primeras 1200 páginas de nuestras Biblias; sino que Él quiere que entremos y vivamos en esta Nueva Alianza que está en directa relación con la Antigua Alianza de la Ley y los profetas. Los católicos entienden que ese cumplimiento / perfeccionamiento del que habla Jesús en Mt.5,17 no significa descartar totalmente todos los elementos del AT. Dios no quiere que destruyamos el cimiento y reedifiquemos de cero. La estructura que Él puso como cimiento, como fundamento comenzó con la promesa a Abraham y si Él lo puso no somos nosotros quien tiene el derecho de quitarlo. Ahora veamos la evidencia bíblica

Melquisedec es el único sacerdote nombrado por el AT que no es levita porque es muy anterior a Moisés. Él era un rey-sacerdote, el Rey y sacerdote de Salem que no por casualidad con el correr del tiempo devino en la ciudad de Jerusalén. Aparece ofreciendo un sacrificio de pan y vino para bendecir a Abraham. Melquisedec no tiene descendencia ni se conoce el fin de su vida por eso se lo considera "sacerdote para siempre" y el cristianismo desde un primer momento lo toma como anticipo del sacerdocio cristiano en el que Cristo Rey es el Sumo Sacerdote (Heb.5,10. 7,1-3)

"Y Melquisedec, rey de Salén,que era sacerdote de Dios el Altísimo, hizo traer pan y vino y bendijo a Abraham diciendo... y Abraham le dio el diezmo de todo" (Gen 14:18-19)

El Rey Hugh profetiza que el Mesías será el nuevo Sumo Sacerdote como lo fuera Melquisedec:

"El Señor lo ha jurado y no se retractará: Tú eres sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec" (Salmo 110:1-4)

En la Antigua Alianza, Dios ordenó a Aarón, el hermano de Moisés para que fuera el sumo sacerdote (Ex 38:21). Luego extendió el poder de Moisés por el Espíritu sobre 72 ancianos que con los hijos de Aarón pasaron a compartir el poder de liderazgo religioso en el pueblo. Esta es la razón por la que Jesús llama al sacerdocio "la Cátedra (silla) de Moisés" (Mt.23,2) El ministerio sacerdotal de Aarón pasó a través de las generaciones en el clan levíitico y así este se transformó en prefiguración y anticipo del sacerdocio de la Nueva Alianza.

Jesús ofreció pan y vino en la Última Cena (la primera Misa) tal como Melquisedec lo hizo con Abraham (Gen 14:18). Les dijo a sus discípulos "Esta la Sangre de la Nueva Alianza" (Lc.22,20), significando entre otras cosas la transferencia de las tareas sacerdotales levíticas establecidas por Dios en el AT a Jesús quien fuera el "verdadero sacerdote junto a los otros [discípulos] que serían [a partir de allí] solamente sus ministros* (Tomás de Aquino, Hebr. 8.4) Esa misma noche Jesús les lavó los pies y les enseñó que debían ser servidores en su nuevo ministerio. Les dijo: "les doy un ejemplo, lo que hice con ustedes, deben hacerlo a otros" (Jn.13,15) Para el catolicismo aquella noche Jesús había conferido a este grupo particular de hombres el nuevo ministerio* sacerdotal. Jesús no entrega este ministerio porque el "trabajo" del sacerdocio fuera mucho para Él solo sino porque quiere invitarlos a compartir en su sacerdocio por la sobreabundancia de sus gracias

*Nota que el ministro no es un dueño de algo sino simplemente un servidor del dueño que se ocupa de tareas administrativas de los bienes del dueño que éste mismo le encarga

La Iglesia Primitiva tenía evidentemente una estructura centralizada como lo evidencia la forma en que se dirimió la crisis de fe originada alrededor del tema de la circuncisión (Hech.15). Pablo y Bernabé tuvieron que ir a Jerusalén para plantear el tema:"Pablo y Bernabé discutieron decididamente con ellos y por fin se decidió que ambos, junto con algunos otros, subieran a Jerusalén para tratar esta cuestión con los apóstoles y presbíteros" (Hech.15,3) y luego de tomada la decisión encomendaron una carta circular para los conversos no judíos indicándoles lo que debían hacer y aclarando que quienes enseñaban la circuncisión no tenían "mandato" de parte de ellos -Apóstoles y presbíteros-.

A partir de la muerte y resurrección de Jesús, su ascención y Pentecostés se desarrolló toda una estructura para llevar adelante esta tarea ministerial del sacerdocio en la que se delineaba ya la jerarquía de obispos, presbíteros (sacerdotes) y diáconos (puedes ver un ejemplo en I Tim 3,1-13)

Pedro era la cabeza visible de la Iglesia naciente (Mt.16,18; Jn 21,17). No era algo casual, sino que estaba bien organizado, incluso a pesar de que eran perseguidos y vivían escondiéndose. La Iglesia primitiva no era -como algunos piensan- un ramillete de iglesias pequeñas dispersas en "célula" y sin ninguna organización estructural. Es muy fácil trazar la linea clerical católica históricamente a través de las generaciones y llegar al primer siglo Aquí hay una cronología -en inglés-.

Los católicos creen que Jesús está totalmente de acuerdo con el sacerdocio y con la necesidad de un liderazgo/estructura en la Iglesia. Pienso que muchos evangélicos lo entienden también así -en diferentes grados- por eso tienen ministros y en algunos casos con estructura jerárquica liderando sus congregaciones. Los católicos creen que el gesto de Jesús testimoniado en la historia y la Escritura trasciende lo formal y contiene poder. Hasta hace 500 años atrás todos los cristianos entendían lo mismo.

¿Cómo es que los sacerdotes tienen poder para perdonar?

Muchos evangélicos tienen problemas con la idea de que un sacerdote pueda "perdonar los pecados". Y esto no es sino el resultado de un malentendimiento del rol del sacerdote. El artículo 1442 del Catecismo de la Iglesia Católica dice:

Sólo Dios perdona los pecados (Mc.2,7). Ya que Jesús es el Hijo de Dios, Él dice que "El Hijo del Hombre tiene la autoridad sobre la Tierra para perdonar los pecados" y ejercita este poder divino diciendo en más de una ocasión: "Tus pecados te son perdonados" (Mc.2,5 - Lc. 7,48). Más adelante dará su poder a algunos hombres para que lo ejerzan en su Nombre (Jn. 20,21-23)

Como verás Dios es quien perdona, el apòstol simplemente ha sido comisionado por Jesús a canalizar este perdón en su Nombre (II Cor 5,18). El apóstol es envíado en Nombre de Cristo como sus "embajadores": "Y todo esto procede de Dios que nos reconcilió con Él por intermedio de Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación" (II Cor 5,20)

Para el catolicismo el ejercicio de este envío [el ministerio de la reconciliación que el sacerdote ejerce en Nombre de Cristo] tiene evidencia bíblica.

La Sucesión Apostólica

Para entender mejor el rol del sacerdote es preciso entender de qué se trata la "Sucesión Apostólica" En el AT podemos ver a los sacerdotes y profetas pasando el poder que habían recibido de Dios a sus sucesores por imposición de manos y unción.En el caso de los sacerdotes esto incluía también la investidura con las ropas propias del sacerdote Por ejemplo:

Por orden de Yavheh, Moisés invistió a Aarón y sus hijos ungiéndolos con óleo y ofreciendo por ellos un sacrificio. (Ex.29,1-30/Lev.8,1-36)

Por orden de Yavheh, los levitas varones a los 25 años de edad eran consagrados para el servicio sacerdotal. El gesto de la presentación incluía un baño de purificación, el ofrecimiento de un sacrificio y la imposición de manos (Num. 8,1-25)

Por orden de Yavheh Moisés convocó a los 72 ancianos de Israel a reunirse en la Carpa del Encuentro:..."después tomó algo del Espíritu que estaba sobre él y lo infundió a los setenta ancianos" (Num.11,24-30)

Josué hijo de Nun fue lleno del Espíritu de Sabiduría cuando Moisés impuso las manos sobre Él (Num 27,22-23/Deut 31,1-8)

Elías ungió a Eliseo para que continuara su misión (1 Rey 19,16)

Saul (ISam 14,35) y Ozías (IICron 26,16-21) fueron castigados, uno con la pérdida de la realeza y el otro con la lepra por atreverse a realizar funciones especificamente sacerdotales que no les correspondían

Para los católicos estos son anticipos del ministerio de Cristo en el Nuevo Testamento:

Jesús convocó a los doce y les dio poder y autoridad para expulsar a toda clase de demonios y para curar las enfermedades. Y los envió a proclamar el Reino de Dios..."(Lc.9,1-5/Mt.10,1-16/Mc.6,6-13)

"Después de esto, el Señor designó otros setenta y dos y los envió de dos en dos" (Lc.10,1)

Les da la autoridad de corregir al que peca aceptando su arrepentimiento: "todo lo que ustedes aten en la tierra quedara atado en el cielo y lo que desaten en la tierra quedara desatado en el cielo" (Mt.18,18)

En la Última Cena, Jesús ordena a sus apóstoles celebrar el memorial de la Nueva Alianza, la Eucaristía ofreciendo Pan y Vino: (Mt.26,26-28/Mc. 14,22-25/Lc. 22,19-20/ICor 11,23-25) y los consagra específicamente con el acto del lavatorio de pies (Jn.13,4-20)Este es el momento que el catolicismo reconoce como la institución del sacerdocio de la Nueva Alianza por decisión de Jesús

Jesús [ya resucitado] les dijo: "Como el Padre me envió a mí yo también los envío a ustedes. Al decirles esto sopló sobre ellos y añadió: Reciban el Espíritu Santo, los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen y serán retenidos a los que ustedes se los retengan" (Jn. 20,21-23)

La misión de los apóstoles se confirma en la ascencion (Mc.16,15-20/Mt. 28,19-20)

Tal vez sea importante notar sobre este pasaje del Evangelio de Juan (Jn.20,21-23) que Tomás no estaba allí, sin embargo él recibió también este ministerio del perdón, él es un apóstol completo; y esto bien se lo puede haber dado Jesús mismo, como se lo puede haber dado Pedro a quien Jesús confió el liderazgo de los apóstoles y de la Iglesia naciente (Mt 16,18-19/Lc. 22,31-32/Jn 21,15-17)

Luego de Pentecostés lo apóstoles comenzaron por ocupar el puesto que había dejado Judas vacío (Hech.1,15-26)

Cuando la Iglesia comienza a crecer los apóstoles deciden ordenar a los diáconos (Hech. 6,1-7)

Pablo luego de su conversión fue incorporado tambien al grupo de los apóstoles recibiendo este ministerio del mismo Jesús pero con la aprobación de los apóstoles.(Hech.9,26-28)

Cuando Pablo comienza a fundar comunidades establece Obispos (Episcopos) y Presbíteros a los que entrega este ministerio apostólico por la imposición de manos como queda claro en la Carta a Timoteo (II Tim 1,6)

Pablo perdona oficialmente "En presencia de Cristo" a alguien que ya había sido perdonado por el resto de la comunidad. Delineando un diferente nivel de validez del perdón y su autoridad (IICor.2,10)

Pablo se designa a sí mismo y a los apóstoles como "embajadores de Cristo" que como parte de ese oficio han recibido el ministerio de la reconciliación (II Cor 5,18-20)

Los presbíteros compartían el ministerio apostólico de liderar comunidades así como también la sanación y el perdón (Sgo. 5,14-16)

Para redondear veamos un versículo que los católicos refieren para explicar esto de la Sucesión Apostólica,aportado por Fr.Terry Donahue,CC (1)

Lo que [tú] has oído de y está corroborado por numerosos testigos confíalo a hombres responsables capaces de enseñar a otros (2 Tim. 2,2).

Primera Generación: "" = Pablo, "un Apóstol de Jesucristo por mandato de Dios, Nuestro Salvador y de Cristo Jesús nuestra esperanza" (I Tim 1,1)

Segunda Generación: "" = Timoteo,quien probablemente fue ordenado por el propio Pablo, acorde a I Tim 4,14: "...que te fue conferido mediante una intervención profética, por la imposición de manos del presbiterio" y II Tim 1,6: ..."el don de Dios recibido por la imposición de mis manos"

Tercera Generación:hombres responsables" = personas que recibirán la imposición de las manos por Timoteo para ejercer el ministerio apostólico

Así tenemos que la primera generación de apóstoles (los once que quedaron después de la ascención) que habían recibido el ministerio sacerdotal de Cristo oraron sobre una siguiente generación de discípulos, algunos devinieron en obispos que ocupaban el lugar dejado por un apóstol, otros presbíteros y otros diáconos. Los obispos (como Timoteo) elegían a su vez a sus propios sucesores y ordenaban a los nuevos presbíteros y diáconos. Y así ha sido por 2000 años, generación tras generación en la Iglesia Católica. Cada sacerdote católico podría trazar su cadena de imposición de manos (sucesión apostólica) hasta los tiempos de Pedro. Un ejemplo de esto es la linea de los Papas, los sucesores de Pedro en el obispado de Roma Puedes hacer click aquí y verás la lista completa.

Podrás ver también que en en el NT se delinea la estructura "jerárquica" de la Iglesia Católica que todos conocemos y de la que el sacerdocio levítico -liderado por un Sumo Sacerdote y compuesto de diversas clases sacerdotales (ICron 24,1-19) con diferente grado de responsabilidad y tareas- ha sido prefiguración. Nota que siempre y cualquiera sea el cargo son MINISTERIOS es decir una misión que les es entregada, que no les pertenece sino en la que sirven a Cristo el Único Sumo y Eterno Sacerdote y a su pueblo, la Iglesia:

Pedro y sus sucesores los Papas (Mt. 16,19)-No entramos en detalle porque tenemos varios artículos sobre el tema. Si te interesa entra aquí

El grupo de los Apóstoles (Colegio Apostólico) y sus sucesores los Obispos

Los presbíteros que lideran las comunidades locales

Los diáconos, que colaboran con la tarea de los apóstoles y presbíteros

Las funciones del Sacerdocio de la Nueva Alianza(2)

Como hemos visto hasta aquí, el ministerio apostólico/sacerdotal es pasado a través de las generaciones mediante dos elementos:

La enseñanza de Cristo dada a los Apóstoles que se pasa de generación a generación (lo que se llama la tradición apostólica) y

El poder para enseñar/predicar, liderar la comunidad,bautizar, perdonar en el Nombre de Jesús y presidir la Eucaristía ofreciendo el Pan y Vino en Memoria del sacrificio redentor de Cristo en la Cruz (lo que se llama la autoridad apostólica)y que se fundamenta en los pasajes bíblicos que hemos descripto más arriba.

Esto es entregado con autoridad ligante conferido por el don del Espíritu Santo a través de la imposición de manos por los obispos, sucesores de los Apóstoles como también hemos visto más arriba. Pero, ¿para qué habría querido Jesús instaurar el sacerdocio?

Volviendo a la prefiguración del sacerdocio en el AT podemos comparar el rol del sacerdocio en la Antigua y la Nueva Alianza y te vas a sorprender como yo de cómo en el sacerdocio cristiano se cumple este "Perfeccionamiento" del que hablaba Jesús. Sacerdote en hebreo “kohen” tiene dos acepciones posibles: “inclinarse, rendir homenaje” y “estar erguido” ambas hacen referencia a su función: el sacerdote es el encargado de rendir homenaje a Dios y es el que está “de pie” ante Él en nombre de su pueblo como mediador.Veamos unas interesantes comparaciones que podemos deducir estudiando el libro del Levítico

-El sacerdote del AT es un varón tomado de entre sus hermanos para Dios, no le corresponde herencia ni territorio y su salario viene de los estipendios y diezmos ofrecidos por el pueblo. Cuando el levita no tenía trabajo por vivir en un territorio sin santuario debía vivir de la limosna de sus hermanos. El sacerdote cristiano también es un varón tomado de entre sus hermanos para servir a Dios y no le corresponde herencia, vive de lo que su comunidad asignada le ofrece exactamente igual que el levita.

-El sacerdote judío debía guardar reglas externas de pureza legal más estrictas que las que observaba el resto de sus compatriotas incluída la prohibición del divorcio como exigencia no negociable para continuar teniendo derecho a ejercer su oficio sacerdotal. De este modo buscaban ser “santos” para acercarse más dignamente a servir a Dios (Lev. 10,8-11. Lev. 21) El sacerdote cristiano no está atado a reglas externas, sin embargo adscribe a tres votos solemnes (votos evangélicos): castidad, obediencia y pobreza que lo configuran con Cristo y desde la imitación de Cristo buscan servir con la mayor perfección posible a Dios y a sus hermanos.

-Los sacerdotes se iniciaban en sus funciones con la unción y la imposición de las manos y recibían una vestidura particular el “Efod” (Ex. 29,5 – Lev 8,7) que iba por encima de la túnica y el manto, una faja o delantal (2Sam6,14; 1 Sam 2,18) trenzado de lino, lana y filamentos de oro con un bolsillo cosido en el que se guardaban los urim y tummim (Ex. 28,30). Moisés invistió a Aarón y sus hijos ungiéndolos con óleo y ofreciendo por ellos un sacrificio. (Ex.29,1-30/Lev.8,1-36) Los levitas varones a los 25 años de edad eran consagrados para el servicio sacerdotal. El gesto de la presentación incluía un baño de purificación, el ofrecimiento de un sacrificio y la imposición de manos (Num. 8,1-25). En el catolicismo también hay en la celebración del sacramento del orden sagrado una unción, imposición de manos, una vestidura particular y por su puesto se realiza en el contexto de la celebración de una Misa que para el catolicismo es el Memorial de Sacrificio redentor de Cristo.

-Las funciones originales del sacerdote judío eran las siguientes:

-Cuidado del santuario y dirección de su funcionamiento. El cuidado del santuario, la “Carpa del Encuentro” y posteriormente el Templo estuvo siempre a cargo de los sacerdotes. La distribución de tareas evolucionó con el sacerdocio y la historia de Israel pero siempre existieron clases sacerdotales y una jerarquía de funciones específicas.

-Comunicación de la voluntad divina desde los tiempos antiguos hasta la etapa del profetismo (800ac) era el sacerdote a quien se consultaba para tomar decisiones buscando la voluntad de Dios.(Lo puedes ver en cualquiera de los libros históricos del AT)

-Enseñanza (Dt. 33,10) Inicialmente la enseñanza e interpretación de la Ley (Palabra de Dios) correspondía al oficio sacerdotal. Con los sucesivos tiempos de exilio y cultos idolátricos que desembocaron en el santuario único en Jerusalén y el surgimiento de las sinagogas esta función pasó a los levitas y laicos de otras tribus que en el tiempo de Cristo conformarían el grupo de los maestros y doctores de la Ley.

-Oblación del sacrificio Esta es la función por excelencia de los sacerdotes que perduró y se afianzó con la historia de Israel transformándose en su función esencial. El acto sacerdotal característico era presidir la liturgia y ofrecer el sacrificio derramando o rocíando la sangre de la víctima y/o colocar la carne de esta sobre el altar. Esta víctima era presentada por otra persona ya sea quien ofrecía el sacrificio o un sirviente del templo. Si vemos Lev. Caps. 1 al 7 encontraremos que había varios tipos de sacrificio: por expiación y reparación del pecado [tal vez el más conocido popularmente], el holocausto cotidiano ofrecido como acto de adoración y reconocimiento de la divinidad de Dios, la Todah (sacrificio pacífico o sacrificio de comunión) ofrecido como acción de gracias por el cumplimiento de las promesas de Dios y de favores particulares recibidos, la minhâ (memorial de la Alianza) ofrenda de harina y aceite que acompañaba a la mayoría de los sacrificios de animales; los panes de la presencia que se colocaban delante del altar en recuerdo de la Alianza y luego eran repartidos entre los sacerdotes y la ofrenda de perfumes, incienso mezclado con otras resinas aromáticas, que se quemaban frente al Arca diariamente como ofrenda de alabanza y que acompañaba también a los sacrificios animales.[Tenlo en cuenta: el sacrificio no solamente es para pedir perdón sino que es el modo de adoración que Dios había ordenado desde tiempos antiguos!]

-Bendecir: Los sacerdotes tenían la misión de bendecir al pueblo en Nombre de Dios (Num 6,22-27). Además de ello se encargaban de la circuncisión y diversos ritos de purificación, así como de presidir asambleas litúrgicas

En el sacerdocio cristiano (católico) estas funciones sacerdotales permanecen y cobran un sentido pleno.

-El sacerdote es responsable de administrar, mantener y liderar su comunidad (la parroquia) contando con el apoyo de sus diáconos, ministros no ordenados y laicos en general. Vale lo mismo para el obispo a nivel de diócesis y esto fundamentado en los pasajes biblicos de Hechos y Pablo de más arriba

-El sacerdote ejerce también un oficio profético: anunciando la Buena Nueva, denunciando lo que no está de acuerdo con la voluntad de Dios y pronunciando el mensaje de Cristo. En su ministerio el sacerdote muchas veces ejerce también el oficio de un consejero a nivel comunidad y a nivel individual. El sacerdote posee un oficio por el cual interpreta y enseña la Palabra de Dios y puede iluminar desde ella la realidad (ej: en la homilía). Esto fundamentado en el mandato de Jesús de ir a anunciar su Reino, pasajes que vimos arriba. La plenitud de este oficio de la enseñanza ("magisterio") la tienen los obispos que pueden “establecer doctrina” a partir de la interpretación de la Palabra de Dios para una situación concreta funcionando como cuerpo colegiado (Hech.15)

-Al igual que el sacerdote del antiguo culto también es misión del sacerdote cristiano bendecir al pueblo y preside las asamblea y, si bien la circuncisión por la que se entraba en la Antigua Alianza fue abolida, él es el ministro ordinario del bautismo por el que los nuevos cristianos entran a la Nueva Alianza y a ser parte del "pueblo de Dios" (I Pe 2,10), la Iglesia. Esto tambien está fundado en los pasajes del NT ya citados.

Oblación del Sacrificio: Cristo se ofrece en la cruz de una vez y para siempre ofreciendo su Sangre que es ofrenda pura y que vale más que todos los sacrificios antiguos y contiene en sí por la misma razón todos los tipos de sacrificios antiguos, no solamente la expiación y la reparació, sino también la alabanza, la adoración, la acción de Gracias y la renovación de la Alianza o mejor dicho la institución de una Nueva Alianza. Él lo cumplió de una vez y para siempre (Heb.10,8-14). Sin embargo antes de cumplirlo mandó a sus apóstoles a continuar celebrando el memorial de este sacrificio con el pan y el vino (Lc.22,19-20) y esto es lo que cada sacerdote católico realiza en la misa: Ofrece ante Dios un sacrificio de acción de gracias(en griego: eucaristía), de alabanza, de adoración con la presentación del pan y el vino como lo mandó Jesús que lo hicieran sus apóstoles en memoria y accióh de gracias por el sacrificio de la Cruz que nos valió el perdón de los pecados, la redención y la salvación y que Jesús como Sumo Sacerdote y mediador de la Nueva Alianza presenta eternamente ante el Padre en favor nuestro (Heb.9,11-24/Ap. 5,6-14). Con esto se cumple la profecía de Malaquías: “Pero desde la salida del sol hasta su ocaso, mi Nombre es grande entre las naciones y en todo lugar se presenta a mi Nombre un sacrificio de incienso y una ofrenda pura; porque mi Nombre es grande entre las naciones, dice el Señor de los Ejércitos” (Mal. 2,11). El Dr. Scott Hahn en su libro "The Lamb's Supper" (3) cita a la tradición rabínica que profetiza que en la era mesiánica todos los sacrificios cesarán excepto la Todah. Y así es como lo entienden y viven los católicos: luego de la caída del Templo en el 70dc ya no se ofrece ningún sacrificio, salvo el pan y el vino en memoria del único sacrificio válido, el de Cristo, la ofrenda pura, en la Cruz, como Él lo ordenó en la Última Cena. No se trata de repetir el sacrif icio de Cristo ni de canibalismo o de sacrificios humanos como algunos lamentablemente acusan al catolicismo. Como lo puedes ver se trata de adorar a Dios, alabarlo y darle gracias por la salvación recibida a través de la pasión, muerte y resurrección de Cristo como Él mismo lo ha ordenado ofreciendo un memorial con la presentación del pan y del vino y para esto está el sacerdote, sucesor de los apóstoles. Puedes ver más de esto en la sección Misa Católica

-La única función "nueva" es la de perdonar los pecados en Nombre de Jesús, esto el sacerdote del AT no lo podía hacer porque Cristo aún no se había encarnado ni pasado por su pasión, muerte y resurrección que es el gran momento que nos valió la libertad de la esclavitud del pecado. Sin embargo la prefiguración está porque uno de los tipos de sacrificio era el de expiacion por los pecados en el que el pecador llevaba ante el sacerdote un cordero y confesaba ante el sacerdote el pecado cometido (Lev.4,22-5,26) y este pedía en su nombre perdón a Dios, así como era también el encargado de los ritos de purificación para pedir a Dios que liberara a la persona de las consecuencias del pecado. En todo caso surge que esto de la confesión no es tan nuevo como parece, sino que Jesús lo lleva a su completitud porque Él tiene la autoridad que ningún ser humano tiene y se la transmite a sus apóstoles para que puedan perdonar en SU NOMBRE (Jn 20,22-23/Mt.18,18)

Jesús sabe que somos materia y en su Sabiduría no eliminó los elementos materiales del culto sino que los ha perfeccionado y renovado con el poder de su Espíritu Santo. Jesús es el Sumo y Eterno Sacerdote y como todo sumo sacerdote tiene sus ayudantes distribuidos en diferentes funciones para organizar el culto divino en su pueblo a quien considera un Reino Sacerdotal (IPe.2,9/Ap.1,6) y para avanzar en la evangelización llevando la salvación en su Nombre (Mt.10,40/Mt.28,19-20), ¡¿No es grandioso?!

Volviendo al ministerio de la Reconciliacion o Perdon de los pecados...

Dos capítulos luego que Jesús diera a Pedro las llaves; Él es muy claro en cuanto al poder que dio a la Iglesia.

...Si tampoco quiere escuchar a la comunidad, considéralo como pagano o publicano. Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la Tierra quedará atado en el Cielo y lo que desaten en la Tierra quedará desatado en el Cielo (Mat 18,17-18)

Jesús [ya resucitado] les dijo: "Como el Padre me envió a mí yo también los envío a ustedes. Al decirles esto sopló sobre ellos y añadió: Reciban el Espíritu Santo, los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen y serán retenidos a los que ustedes se los retengan" (Jn. 20,21-23)

El pecador peca en el mundo material y el perdón de Dios se manifiesta en el mundo material tanto como en el cielo. Jesús que nos conoce sabía que era necesario manifestar su perdón en el mundo material y comisionó a los apóstoles para ello. La forma en que Dios quiso hacerlo es a través de un ser humano, el sacerdote, heredero del poder y la misión de los apóstoles.

Así como en la Antigua Alianza el sacerdote era el encargado de ofrecer sacrificios a Dios, entre otras cosas para implorar el perdón de los pecados para sí mismo y para el pueblo; en la Nueva Alianza Jesús victorioso, nuestro Sumo Sacerdote eterno, se presenta ante el Padre con los frutos de su Cruz y su Resurrección (Heb.8,6.9,24-26.10,12-14/ Ap. 5,5-12) para que seamos perdonados y así, en virtud de la victoria de Cristo y por mandato suyo (Jn. 20,21-23), el sacerdote en la tierra puede ofrecer el perdón en SU NOMBRE a quienes verdaderamente arrepentidos lo requieran. No porque el sacerdote sea más santo, no por su propia decisión, ni por su propio poder sino porque es mandato de Jesucristo antes y después de su resurrección, es un don que le ha sido otorgado por el Espíritu Santo a través de la imposición de manos de la sucesión apostólica para cumplir su misión.

El pecador necesita una garantía de saber que ha sido perdonado y Jesús comisionó a los apóstoles y sus sucesores para ello. Hay una muy buena canció de la banda evangélica Audio Adrenaline que dice: "quiero ser tus manos, quiero ser tus pies". Y los católicos en esta misma linea creen que Jesús puso a cada uno en un lugar particular para actuar en Su Nombre para continuar su obra en el mundo y dentro de estos diferentes lugares está el de los sacerdotes quienes de manera muy especial actúan en Su Nombre dedicándose por entero a hacer lo que los Apóstoles hacían.

Y ya que estamos hablando de la Confesión...

Una de las grandes quejas contra la práctica católica de la confesión privada es que la gente puede pecar y correr al sacerdote cuando quiera confesarse para luego pasar de vuelta un buen tiempo viviendo pobremente su cristianismo y a veces hacer esto hasta semanalmente. Dios es claro en que Él no va con quienes persisten voluntariamente en su error luego de haber conocido la verdad y lo correcto (Mt.18,15-17/ Heb.10,26). De modo que si un católico incurre en esto del confesarse sin arrepentirse ni cambiar de vida ni esforzarse por no volver a pecar incurre en una falta más grave y es pasible de "Castigo Temporal." Y Dios conoce el corazón de cada uno. En mi experiencia veo que los católicos que van regularmente a confesión usualmente son sinceros. Los católicos nominales (esos de navidad y pascua) raramente pisan el confesionario.

Debemos recordar que el sacerdote no es quien perdona. El perdón viene de Jesús. En cada confesión el sacerdote invoca a Jesús y ofrece la absoluciòn en Su Nombre,simplemente realiza un servicio para Él: "Si confesamos nuestros pecados Él es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad" (I Jn.1,9).

A nadie llames "Padre"

En cuanto a ustedes no se hagan llamar "maestro" porque no tienen más que un solo Maestro y todos ustedes son hermanos. A nadie llamen "padre" porque no tienen uno sino el Padre celestial. No se dejen llamar tampoco "doctores" porque tienen un solo Doctor que es el Mesías. Que el más grande de entre ustedes se haga servidor de los otros, porque el que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado" (Mt.23,8-12)

Algunos evangélicos apuntan a este pasaje (Mt.23,9-10) como razón para desprestigiar el sacerdocio. En el mismo pasaje Jesús dirá también a nadie llamen maestro/instructor porque tienen un solo Maestro/instructor, el Mesías. Si siguieramos el mismo razonamiento, bien podría argumentarse que no se debiera llamar maestros o instructores a los profesores/enseñantes en una escuela o universidad, católica o evangélica. Si siguieramos en esta linea de leer "literalmente" el pasaje tampoco sería aceptable llamar "padre" a nuestros papás, ni "doctores" a los científicos o los médicos

Sin embargo, leído en su contexto, lo que este pasaje enseña es que hay un solo Dios, un solo Mesías del que todos (y en particular aquellos a quienes Jesús se dirigía en ese momento) son discípulos. -Discípulo quiere decir "el que aprende"- Y que incluso ellos que serían los líderes de la Iglesia naciente no debían buscar su propia glorificación sino hacerse servidores de los demás

"Los escribas y los fariseos ocupan la cátedra de Moisés, ustedes hagan y cumplan todo lo que ellos le digan, pero no se guíen por sus obras porque no hacen lo que dicen. (...) Todo lo que hacen lo hacen para que los vean (...) les gusta ocupar los primeros puestos en los banquetes y los primeros asientos en las sinagogas, ser saludados en las plazas y oirse llamar "mi maestro" por la gente" (Mt.23,1-7)

Otros dicen que Jesús en Mt. 23,3-7 condena el sacerdocio. Y ahí hay una cuestión: Jesús condena a los escribas y fariseos que son lideres laicos, no son sacerdotes. Jesús no está siquiera criticando a los sacerdotes de su tiempo en ese pasaje, ni mucho menos condenando el sacerdocio. Si lo lees con cuidado verás, al contrario de condenar el oficio de los escribas y fariseos recomienda a sus discípulos hacer lo que ellos enseñan! Lo que Jesús condena es la hipocresía, la incongruencia entre lo que enseñan y lo que ellos mismos hacen y la auto-glorificación de estos líderes. Tampoco condena la posición de liderazgo que ocupan, lo que condena es el mal uso que hacen de ella.

Es más, Jesús después de sanar a los leprosos los enviaba con el sacerdote a celebrar el rito de purificación. Facilmente y con toda autoridad Él hubiera podido evitar esto sin embargo eligió enviarlos al sacerdote para dejarnos la prueba de su afecto por este ministerio y recordarnos que Él ha decidido por este oficio del sacerdocio para que hermanos nuestros cumplan esas tareas en su Nombre (Lc. 5,12-16)Dios honró el oficio sacerdotal, dando al sumo sacerdote el don de profecía (Jn.11,51) e instituyó el sacerdocio a partir de los levitas. Jesús es Dios y Dios no cambia, Él instituyó el sacerdocio, el lo honró y lo ha respetado y creo que invita a que sus discípulos, de ayer y de hoy, hagamos lo mismo.

En el entendimiento católico toda esta enseñanza de Mateo 23 lleva al corazón del ministerio sacerdotal: los verdaderos disípulos y apóstoles están para servir humildemente a sus hermanos.

Fr. Mateo escribe:

"Ahora surge la cuestión: ¿Constituye Mt.23,9 una prohibición absoluta para llamar "padre" a los hombres o si la Biblia llama "padre" a algunos seres humanos? Si así fuera la respuesta podremos concluir que la afirmación de Mt.23,9 no es absoluta y que aunque solamente Dios es nuestro Padre en su completo significado los padres humanos son de hecho verdaderos padres pero sólo como imágenes y semejanza de Dios. Y de hecho, la Biblia llama "padres" a algunos hombres." Más aún llama "padres" a algunos sacerdotes y profetas"

En Jue. 17,10 el efraimita Miqueas pide al levita emigrante: "Quédate conmigo, se padre y sacerdote para mí". Después un grupo danita trata de persuadir al mismo levita para que abandone a Miqueas diciendo: "Ven con nosotros y sé nuesto padre y sacerdote" (Jue.18,19)

En el libro de los Hechos Abraham, Isaac, Jacob y Hugh son llamados "padres" (Hech.4,25/ 7,2/8,14)

De hecho la Biblia encuentra paternidad y sacerdocio (ministerio apostólico) unidos inseparablemente:

Pablo dice que él es padre de los conversos en las comunidades que funda y recuerda que como un padre a sus hijos exhorta y anima a cada uno personalmente instándolos a llevar una vida digna del Evangelio.(ej: I Tes 2,10-11). "En Cristo Jesús me hice padre de ustedes por el Evangelio" (I Cor 4,15) Incluso, llama a Timoteo "mi hijo" (Fil.2,22)

Juan llama dos veces a ciertos miembros de la comunidad "padres" (I Jn.2,13-14), y a su comunidad se dirige como "hijos" e "hijitos" (I Jn 2,1. 2,12. 2,14. 2,18. 3,7. 3,18. 4,4. 5,21)

Leer Heb.12,7-10 nos recuerda el respeto que tenemos a nuestros padres y cuanto más le debemos a nuestro Padre celestial del que ellos son imagen. Cada sacerdote puede hacerse eco de las palabras de Pablo en I Cor 4,15 porque como él han sido enviados en nombre de Cristo a cuidar de los hijos de Dios, a hacer lo mismo que hicieron Pablo, Juan y los demás apóstoles.

Por otro lado "Padre" no es un título ni siquiera un nombre oficial del sacerdocio. Fr. Groeztchel (4) nos cuenta que el uso de "padre" surgió en el siglo XIII como apodo de cariño cuando los pobres en Italia se sentían tan protegidos y cuidados por los miembros de la orden franciscana que les empezaron a llamar "padres" y esto se extendió en el vocabulario popular por el cariño y el afecto con que el pueblo respondía a estos hombres que con su esfuerzo diario reflejaban verdaderamente el amor paternal de Dios para su gente pero no es el nombre "oficial" del ministerio como si lo son: sacerdote, presbítero, obispo o diácono.

El sacerdote de mi parroquia es un hombre verdaderamente humilde venido de la India donde sirvió en un leprosario por cinco años. Es un verdadero servidor y un gran sacerdote. Creo que si conocieras de cerca la vida de al menos un sacerdote, el tiempo, el esfuerzo, el servicio que realiza podrías comprender con toda claridad el porque de este cariñoso apodo de "padres", que así como lo entienden los católicos no se contradice con la Escritura

Si buscamos en el diccionario la palabra: "Padre" encontraremos varias acepciones pero solamente una de ellas refiere a Dios. Pablo no se creía Dios ni intentaba ocupar su lugar cuando escribió a los corintios. Los católicos ciertamente creen que Dios es El Padre y que los sacerdotes no son Dios. Así como también creen que Jesús es el único sumo y eterno sacerdote que comisionó a los apóstoles y sus sucesores (obispos, presbíteros y diáconos) como ministros para hacer su obra sirviendo a la Iglesia, que es el pueblo de Dios, el Cuerpo Místico de Cristo en la Tierra.

Notas:

(1) Gracias Fr. Terry Donahue, CC por la exploración de II Tim 2,2

(2) Tema escrito por Margot Zunino- Estudio Biblico sobre varios autores

(3) Scott Hahn, The Lamb's Supper. Double Day ed. (1999) pag.33

(4) Fr. Benedict Groeztchel, CFR. Comentario hecho en su programa televisivo "Sunday Night Live", EWTN; al aire en 2005.